El Municipio, a través de sus inspectores municipales, debe llevar adelante tareas para las cuales es imprescindible que el agente tenga la capacidad de mantener una comunicación efectiva, eficaz y adecuada con el resto de los ciudadanos. En su función específica de control y verificación de faltas, la relación con los demás está presente en dos de sus expresiones fundamentales: la comunicación oral y la comunicación escrita. Por estas razones, es imprescindible realizar una tarea de reflexión y concientización con los inspectores favoreciendo la calidad de su desempeño.